Visita de Estado del Presidente Raúl Castro en París

Brindis pronunciado por el Presidente de la República durante la cena ofrecida al Presidente Raúl Castro Ruz con ocasión de su visita de Estado a Francia

Palacio del Elíseo - 1 de febrero de 2016

JPEG

Discurso

Excelentísimo Señor Presidente, estimado Raúl Castro,

Excelentísimo Señor Presidente del Senado,

Excelentísimo Señor Presidente de la Asamblea Nacional,

Señoras y señores Ministros,

Señoras y señores,

Recibo con gran placer al Jefe del Estado cubano y a su importante delegación.

Es la primera visita de Estado de un dirigente cubano desde el establecimiento de nuestras relaciones diplomáticas.

El año pasado fui el primer jefe de Estado occidental en ser recibido en su país. Muchos más siguieron, porque el mundo entero quiere ahora acompañar a Cuba en su desarrollo y en su apertura.

Me congratulo por los gestos realizados estos últimos meses por el Presidente Obama. Pero lo más importante aún está por llegar, y es el levantamiento del embargo unilateral que ha infligido durante demasiado tiempo un sufrimiento inaceptable al pueblo cubano.

Francia fue uno de los primeros países en denunciarlo en las Naciones Unidas. Cada año apoya en la Asamblea General la resolución sobre la necesidad de levantar el bloqueo europeo, comercial y financiero. Además, Francia tiene la voluntad de acercar a la Unión Europea de Cuba, dando marcha atrás en la «posición común», que ya no tiene sentido.

En La Habana le transmití el afecto del pueblo francés por su país.

Nuestros vínculos se remontan al siglo XVI, con la llegada de corsarios franceses a las costas cubanas. La ciudad de Cienfuegos fue fundada por personas oriundas de Burdeos. La arquitectura y la cultura francesa siguen estando muy presentes allá. Tras la revolución de Haití, se instalaron franceses en Cuba para implantar el cultivo del café, que seguimos desarrollando en la actualidad a través del comercio justo.

Y las ideas empezaron a circular con los hombres.

Sabemos lo que nos une. Nuestras dos banderas tienen los colores Azul, Blanco y Rojo, y su himno, la Bayamesa, tiene ecos de la Marsellesa.

Compartimos un mismo apego por la independencia. José Martí, su héroe nacional que en aquel entonces estaba exiliado en Francia, habló de ella con Víctor Hugo durante su famoso encuentro. El valor de los insurgentes cubanos, y sobre todo de las mujeres, le inspiró algunas de sus páginas más bellas.

Más tarde, en la segunda mitad del siglo XX, somos conscientes de lo que Cuba ha podido representar para los pueblos que buscaban su liberación. Y aquí hay hombres y mujeres que apoyaron su revolución. Nuestros dos países construyeron después, a pesar de las tensiones internacionales, unas relaciones pacíficas.

François Mitterrand recibió a su hermano Fidel durante su visita en 1995.

Sabemos cuáles son nuestras diferencias. No compartimos los mismos puntos de vista en todos los temas, por ejemplo los derechos humanos, pero nuestra amistad nos permite hablar de ello libremente.

Cuba es respetada y escuchada en toda América Latina.

Quiero destacar el papel esencial que desempeña en el proceso de paz en Colombia, cuyas negociaciones se llevan a cabo en La Habana para acabar con un conflicto que dura más de 60 años.

De igual modo, los vínculos estrechos de Cuba con Venezuela son una baza para hacer que prevalezca el diálogo.

Y no olvido la solidaridad de que ha hecho gala Cuba con el resto del continente.

Me refiero, en especial, al Caribe, donde Francia está presente a través de sus entidades territoriales de ultramar. Trabajamos con ustedes para desarrollar toda la región.

Por último, quiero subrayar lo útil que fue la voz de Cuba el 12 de diciembre, durante la Cumbre de París sobre el clima. Señor Presidente, se empeñó usted personalmente en convencer a los dirigentes de algunos países que se mostraban aún reticentes.

Pero el 12 de diciembre, se cerró otra negociación en la capital francesa. En efecto, el Club de París condonó la deuda de Cuba.

Quería cumplir con el compromiso que adquirí con usted durante mi visita el pasado mes de mayo. Y esta decisión fomentará el acceso de Cuba a financiamientos internacionales.

La Agencia Francesa de Desarrollo aportará su contribución.

Las empresas francesas también están listas para invertir aún. La Agenda Económica que se acaba de firmar establece la lista de ámbitos. Son numerosos: infraestructuras, sector agroalimentario, medio ambiente, energía, turismo.

Señor Presidente,

La cultura siempre ha sido un elemento de acercamiento entre nuestros dos países.

Alejo Carpentier, autor de El siglo de las luces y de Los pasos perdidos, fue durante mucho tiempo representante de Cuba en París. Las ideas de la Revolución Francesa irrigaron su obra y su amistad con Robert Desnos inspiró sus amor por nuestra lengua.

En este mismo instante, la obra del pintor Wilfredo Lam está expuesta en el Centro Pompidou. Vivió en París, donde fue recibido por Picasso.

El Festival de Cine Francés de La Habana, cuya 18ª edición se celebró el pasado mes de abril representa un lugar excepcional para compartir. También hemos querido que se pueda organizar a partir de este año un «mes de la cultura francesa» en Cuba. Están en preparación eventos de gran importancia, como conciertos.

Nuestros dos países comparten el mismo apego por la educación y la ciencia y deseo que se multipliquen los intercambios de estudiantes entre nuestros dos países y que trabajemos juntos en un acuerdo de reconocimiento de títulos y diplomas.

El pasado mes de mayo inauguré la sede de la Alianza Francesa. Está instalada en un lugar magnífico, el Palacio Gómez. Francia tiene la suerte de disponer de esta institución en Cuba gracias a Che Guevara, que era entonces ministro de la República de Cuba. Hoy, 12.000 cubanos aprenden francés allá.

«Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre», decía José Martí. Ese es el lugar en el que se sitúa nuestra capacidad de resistencia. Francia le recibe convencida de que sus talentos, sus recursos, sus empresas sabrán acompañar a Cuba en su desarrollo original.

Alzo mi copa por la amistad franco-cubana.

Toast lors du dîner d’Etat en l’honneur de M...

Última modificación: 08/02/2016

subir